lunes, 27 de mayo de 2013

Desfiles, Mentiras y Discos de Vinilo

Mi sobrino Pablo, que aún no ha cumplido los 7 años, ha descubierto recientemente "el tocadiscos". En principio parecía perplejo, sorprendido, alucinado de que ese artefacto junto con unos discos de vinilo en fundas de cartón con fotos y dibujos de los cantantes en cuestión, sonaran como su reproductor de MP3 o como el portátil donde constantemente descubre vídeos y nuevas canciones.

A los mayores que le acompañábamos en su descubrimiento, nos han asaltado altas dosis de añoranzas y recuerdos con esos discos que forman parte de nuestra vida: Formula V, Los Ángeles, Módulos o Los Diablos entre otros, nos han transportado a un tiempo pasado.

Este reencuentro fortuito y el descubrimiento por el chico del
pick-up, se produce en una semana donde los "regresos" han copado parte de la actualidad.

En primer lugar, la más que polémica vuelta a la primera línea informativa de Aznar con la entrevista televisiva en la que ha dejado entrever la posibilidad de volver a la
arena política. Se ha escrito mucho al respecto, pero me quedo con Ramoneda que lo tilda de "un ex-presidente engreído que parece creer que este país le debe alguna cosa.”

¿Será esta amenaza de regreso un mecanismo de defensa ante la cantidad de basura que empieza a caerle encima por la trama Gürtel y el Caso Bárcenas?

El hipotético regreso ha hecho hablar al President
e-Gran Hermano, ese que acostumbra a comparecer ante los medios a través de un plasma. Efectivamente, Rajoy le ha respondido claramente que no piensa cambiar su política, tal como le exigía el ex-presidente.

Se está escribiendo mucho últimamente sobre el ocaso del bipartidismo en España, pero si la respuesta futura de los ciudadanos bascu
lara hacia prototipos mesiánicos como el de don José María (por la G. de Dios), el mismo al que recordamos por aquella siniestra foto del "trío de las Azores", por engañar sobre la autoría del 11M, por hinchar la burbuja inmobiliaria con su ley del suelo o por pagar la boda de su hija con dinero de procedencia dudosa, entonces... Apaga y vámonos.

Pero el regreso realmente preocupante para la sociedad española es el de la religión católica a los planes de enseñanza, contando además para la nota media de los alumnos.

¿Cómo se puede equiparar la religión a cualquier disciplina científica? ¿Con la religión se va a contribuir a reducir la brecha de calidad y competitividad educativa respecto a otros países de nuestro entorno?

Es evidente que a la derecha nunca le ha importado ni le importa la educación pública, pero esta reforma se pasa de rosca. Con toda la comunidad educativa en contra, está más que claro que la sensibilidad del gobierno está únicamente en satisfacer a la Conferencia Episcopal.
Quizás como pago de los favores prestados durante los años de oposición del PP.

¿No sería por ejemplo más necesario enseñar al alumnado conocimientos de Economía desde el inicio de los ciclos educativos? ¿No son los problemas económicos la génesis de todos nuestros males pasados, presentes y lo serán en el futuro?

Cuando los niños suecos, daneses o franceses se inicien en las finanzas, estudien varios idiomas de forma simultánea, profundicen en las humanidades, conozcan mejor el mundo de las empresas para tener un verdadero espíritu emprendedor, los nuestros estarán ocupando su tiempo intentando entender el Espíritu Santo, el misterio de la Santísima Trinidad o la Resurrección de Jesucristo.

Y a esto lo llaman sentar las bases de una sociedad más tolerante y más formada...

En Sevilla, para no quedarnos atrás de esta ola de supersticiones tribales elevadas a la categoría de ciencia, el gobierno del Sr. Zoido multiplica los actos con motivo del Corpus Christi (por cierto, a 71.000 euros asciende el coste de las dos portadas efímeras de la Plaza San Francisco) con exposiciones de carteles eucarísticos y letíficos, conciertos y la representación de autos sacramentales. Y, sobre todo, mucha marcha militar, terminando incluso hasta con una jura de bandera para la sociedad civil el día de San Fernando.

Gastos y gastos en desfiles, en portadas y cornetas y tambores. Paradojas de la vida municipal, ya que mientras el presupuesto para cultura de este año se ha reducido, el de festejos ha sido de las pocas áreas que han incrementado. Ya sabemos que este gobierno pisa fuerte, el problema es que sólo lo hace cuando desfila.

En definitiva, con la presentación esta semana del balance de dos años de su mandato, que dibuja una Sevilla idílica y el cumplimiento del 60% de su programa electoral, Zoido nos exige a los sevillanos un ACTO DE FE.

Y es que, de manera científica y racional, no hay quien pueda creerse tanta solemne mentira.

Yo espero que mi Pablo, como tantos otros niños y niñas, sigan descubriendo cosas en su vida. Sobre todo, espero que lo haga desde la razón y la lógica de pensamiento, en un entorno de libertad y justicia social. Lo más alejado posible de los actos de fe y de los hechiceros de la tribu.









2 comentarios:

  1. Estimado Antonio, ¿por que dice ud que la religión "regresa" a las aulas? ¿cuándo se fue? No parece muy lógico pedir que sea la derecha española, de reconocida raigambre católica, la que saque a la religión de la escuela cuando la "izquierda", al menos la socialdemocracia, ha tenido tiempo en el poder suficiente para hacerlo y no lo hizo, y no sólo no lo hizo sino que además ratificó el concordato preconstitucional con la Santa Sede, ese estado que excluye a las mujeres de cualquier cargo de representación política y hace alarde de su homofobia. Está bien reivindicar la escuela como sede del pensamiento científico, también del pensamiento crítico, pero no sólo cuando se está en la oposición.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Andrés, por tu comentario tan acertado. Efectivamente, el PSOE en el gobierno ha tenido tiempo más que suficiente para corregir algunos aspectos de la actual relación Estado-Iglesia. De aquellos barros vienen estos lodos. Coincido contigo en que estando en la oposición pueda resultar más fácil opinar, pero te puedo asegurar que, en mi caso, personalmente, siempre he tenido una firme convicción en que las esferas de la política y de la religión, cuanto más separadas estén, mucho mejor. Una vez más, muchas gracias y, por favor, te animo a que me sigas comentando cuanto te parezca oportuno.

    ResponderEliminar