viernes, 12 de septiembre de 2014

A BAILAR Y LUEGO A VOTAR

A bailar, a bailar, alegres sevillanas. Todo el mundo a bailar.



En mitad de estos tiempos de recortes por doquier, la imaginación de Zoido y su tropa parece no tener límites. Lo mismo usan para promocionar turísticamente nuestra ciudad la imagen de unos “Reyes Magos en una actitud de Vagos” o a los internacionalmente conocidos en el mundo de la música “Gemeliers”, que tiran de tópicos y te colocan a una flamenca con una raqueta de tenis para el cartel de la Copa Davis o a la mismísima Macarena junto a un balón de baloncesto.

Parece que hay ciudades interesadas en el marketing ingenioso y sin igual que Sevilla lleva desplegando desde este mandato zoidiano. Destinos turísticos consolidados como Londres, París o Barcelona han mostrado sus temores ante la efectividad que estas campañas puedan tener en los mercados turísticos.
Pero el ingenio de estos gurús de la mercadotecnia va a ir más allá en esta ocasión. No se trata de una nueva campaña turística sino de llenar la Plaza de España con una “Gran Gala del Baile” el próximo 25 de septiembre.



Efectivamente y en la carta remitida por el Alcalde invitando al macro evento a los mayores de 65 años se dice que el objetivo es inundar de entusiasmo y vitalidad la “Square of Spain”.
Da igual los recortes en los programas de atención a los colectivos vulnerables, da igual el no potenciar las estructuras de personal  de los servicios sociales o la eliminación del presupuesto de cooperación. Aquí lo importante es poner a los mayores de 65 a bailar con los Sotos y los Siempre Así y entre canción y canción que el Alcalde de muchos abrazos.



Da igual cuales sean las prioridades de los sevillanos y la preocupante cifra de desempleo, lo importante para Zoido y Cía. es gastar más de 45.000 euros de los sevillanos en “UN GRAN BAILE”.
Estamos seguro que el catering lo dará “la Raza” lo que no sabemos es si se prohibirá bailar a los que tengan 64 o 60 o 59.años.



En fin mucho me temo que la imagen que tengamos del evento recuerde en exceso a la que en otros fatídicos tiempos se organizaba en el Santiago Bernabéu el 1 de Mayo con los sindicatos verticales que llenaban el césped de bailes regionales.

Espero que al menos les venza un poco la timidez y no coloquen una gran pancarta azul con la gaviota.


Dance usted, dance usted. Primero olvide el miedo y luego, mueva un dedo muy despacio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario